Cuando vi por primera vez en vivo y en directo un cuadro de Marc Chagall, yo tenia 19 años. Estaba colgado de las paredes del museo Thyssen Bornemisza, en España, y en él se podía ver a un niño u hombre montando un gallo con un pez en la boca. Ese día escribí en mi diario de viaje: “Hoy lloré frente al cuadro del gallo de Chagall. Hay que soportar a la belleza.”
Doce años después, encuentro el mismo cuadro en la computadora, con la intención de compartirlo. Ni yo ni el cuadro parecemos los mismos que en ese entonces, pero el diálogo continúa. Es un diálogo que probablemente comenzó antes que el pincel tocara la tela y que se continuó con todos los que pudimos ver su obra de algún modo. Es un diálogo, que ojalá no acabe nunca, enriquecido por todos los que elevaron su voz para contestarle a Chagall en su alabanza, en su música valiente de colores, en lo que para mí era una invitación a la magia. Entre los grandes conversadores, encontré a Gonzalo Rojas, poeta chileno nacido en 1917, y a Paul Eluard, poeta francés nacido en 1895. Acá, entonces, transcribo los dos poemas y adjunto algunas imágenes de Marc Chagall.

De: GONZALO ROJAS
Tela de chagall

Entonces para la pintar voy a inventar a una mujer
llamada Ana
de Murcia por lo bíblico
y azafrán del nombre, voy
mariposa de una vez a escribirla
en el aire ciego como habría hecho Borges
de Buenos Aires con aroma
y aceite de Chagall hasta quedar pasado a Chagall
de ver y de intraver por dentro la mariposa
temblorosa, pordiosero
de su lozanía, voy a imantarla
en varias direcciones: 1) hacia el sur
contra el pathos y a favor del distanciamiento, 2)
sin grandes precauciones ligera
hacia las estrellas del Este, 3) terráquea
al Oeste y medieval, esto quiere decir total
y mortal en el encantamiento, 4) al norte
además que es por donde sale Heráclito.
Vestida así no habrá espalda
más hermosa de muchacha, línea
de la nariz, nácar
más traslúcido de piel, ventilada
más aérea para la danza, casta
y libertina como ha de ser la sangre de la mujer
eximia de afeites, amapola
entre los venados velocísimos,
gozosa de parto.
Pintada de sí pueda la invención
gloriosa unirme a sus arterias por hierogamia
de suerte que novilla y Zeus hagan
otra mariposa más verde,
pueda ahora
que es jueves entrar en la figura
otros nueve meses y salir volando de adentro
de su esbeltez, riendo
de ser rey como Borges y crezca
Buenos Aires pese al verano
cruel, y lo arbitrario
de la pérdida sea elegancia, un
sosiego de palomas, y Ana
de Murcia por lo visto exista viniendo
en su vestido blanco de vidrio,
y yo
perdure de ella.

De: PAUL ELUARD
a Marc Chagall

asno o vaca o gallo o caballo
hasta la piel de un violín
hombre cantor un solo pájaro
bailarín ágil con su mujer

pareja mojada en su primavera

el oro de la hierba el plomo del cielo
separados por las llamas azules
de la salud del rocío
la sangre se irisa el corazón tañe

una pareja el primer reflejo

y en un subterráneo de nieve
la vid opulenta dibuja
un rostro con labios de luna
que nunca durmió de noche.


Biografía y algunas obras de Marc Chagall

Pintor y diseñador ruso, conocido por su inventiva surrealista. Marc Chagall nació en el seno de una familia judía en la ciudad rusa de Vitebsk. Su nombre natal fue Moishe Zakharovich Shagalov. Estudió en la escuela de la Sociedad de Patrocinadores del Arte, en San Petersburgo (Rusia) y luego en París (Francia), donde permaneció hasta 1914. Entre 1915 y 1917 vivió en San Petersburgo. Después de la Revolución Rusa, fue director de la Academia de Arte de Vitebsk (1918 - 1919) y director del Teatro Judío Estatal de Moscú (1919 - 1922). En 1923 se trasladó a Francia, dónde pasó el resto de su vida, exceptuando un periodo, de 1941 a 1948, en el que vivió en Estados Unidos. Se lo reconoce como uno de los pintores y artistas gráficos más relevantes del siglo XX. Su trabajo está impregnado de un humor y una fantasía que encuentran su resonancia en el subconsciente. El uso singular del color y la forma, en Marc Chagall, deriva en parte del expresionismo ruso y recibió una influencia decisiva del cubismo francés.


El gallo

La branche

Caballo de circo

Mujer en rosa

Puentes sobre el Sena

Cumpleaños

Caminata

Algunas frases de Chagall:

El arte es sobre todo un estado del alma.

Todos los colores son los amigos de sus vecinos y los amantes de sus opuestos.

Los dedos deben ser educados, el pulgar nace sabiendo.

 

 




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Copyrigth © 2009 revistalamasmedula.com.ar.
Todos los derechos reservados.


SOBRE LA BELLEZA
(Y LOS DIÁLOGOS INTERMINABLES)